La figura del niño esclavo. Es bueno para ellos y para nosotros, ¿por qué?

tareas-hogar-niños-esclavos-folta

A los niños pequeños, sorprendentemente, les encanta ayudar en las tareas de la casa. A pesar de que en ocasiones nos pueda llevar a “perder” mucho tiempo, es bueno para ellos y también para nosotros. Te contamos por qué.

Primero de todo, ¡no asustarse con el título!, tiene su explicación.
Mucho antes de tener a mi niño, cuando disfrutaba de mis sobris pequeños (3-5 años), me quedaba flipada cuando les pedías algo como tirar algo a la basura, ayudar a poner la mesa… y no sólo lo hacían, sino que lo hacían felices.

Por ese entonces lo de tener hijos me quedaba muy lejano,y siempre bromeaba con que en mi lista de pros y contras de tener hijos como punto positivo estaba lo que bauticé como la figura del niño esclavo. ¡Sólo había que alimentar un poquito más esa ilusión por ayudar y listo te podías ahorrar la chica de la limpieza! (je,je,je).
Una vez ya he tenido a mi hijo, me he dado cuenta que estaba en lo cierto. Mi hijo, es bastante fanático del “orden y la limpieza”, y desde poco más del año, es un no parar.
Cualquier juguete que ve fuera de su sitio (cuando no está jugando claro esta… y si está muy cansado tambien pasa) ya está el, para cogerlo y llevarlo “a guardar”, un papel, un yogurt… no tarda ni medio segundo desde que se lo acaba en llevarlo “a tirar”, y así suma y sigue…

Ahora entiendo porque hay mil y un juguetes de tareas del hogar (cocina, plancha, aspirador, escoba, fregona…).

niño-esclavo-juguetes-tareas-domesticas-imaginariumImaginarium

Por un lado, es un chollo.  Si todo va bien el peque te recoge las cositas, y tu le puedes echar un ojo desde el sofá… pero, hay veces que las cosas se tuercen. Hay que llevar un vaso a la cocina, y el peque dice… “Álex, Álex”, estamos perdidos (lo quiere llevar y lo quiere hacer solo).
Sólo me queda cruzar los dedos para que el vaso no se le caiga. Lo que sí es fácil, es que se le caiga parte del agua, o las migas de pan de un plato… Y eso sino le da por hacerte que justo con la morriña de la siesta te tengas que levantar iso-facto a tirar el papel de un caramelo…

Dicho esto, a pesar de que en ocasiones, esa predisposición de nuestros peques nos puede salir algo cara, es genial para ellos, ¿por qué?:

1. Aprenden a hacer cosas (adquieren habilidades).
2. Desarrollan hábitos, y costumbres, desde pequeños, de manera que facilitará la colaboración y el bienestar familiar cuando los niños crezcan.
3. Se sienten importantes, mayores (sentir que están contribuyendo les encanta).
4. Incrementa su autoestima por la sensación de logro y orgullo.
5. Fomentan su desarrollo.
6. Favorece su integración y la definición de su sitio dentro de la familia.
7. Les ayuda a aprender a asumir responsabilidades.
8. Aprenden valores como igualdad, convivencia, respeto.

Si todavía no os queda claro qué ganamos los padres con esto, aquí va…

1. Conseguimos ayuda para hacer algunas cosas sencillas en casa.
2. Estamos educando a nuestros hijos.
3. Ayudamos a que sean personas independientes, responsables, con autoestima.
4. La sonrisa que pondrá tu hijo cuando le digas lo bien que lo ha hecho… Para mí es el mejor regalo (no tiene precio).

¿Cómo podemos nosotros potenciar esa actitud en nuestros pequeños?

1. Debemos enseñarles o asignarles tareas sencillas, que puedan hacer (así evitamos la frustración). Las novedades también supondrán una motivación.
2. Armarnos de paciencia.
3. Se deben asignar las mismas tareas a niños y a niñas
4. Recordarles cuales son sus tareas.
5. Ayudarles y supervisarles.
6. Si lo hacen bien, ensalzar sus logros, especificando lo que han hecho bien.
7. Si no lo hacen bien, quitarle importancia, y resaltar las mejoras o logros que van consiguiendo.

Os dejo aquí algunos ejemplos de tareas por edad podéis asignar a vuestros hijos.

Sobre los 15 meses-2 años: colocar la ropa sucia en el cesto, recoger sus juguetes solo, tirar el pañal a la basura, dejar el abrigo en su sitio al llegar a casa, tirar las cosas a la basura, llevar su plato al fregadero (al mío le encanta barrer, pero claro, barrer, barrer, lo que se dice barrer…).

tube-salud-niño-exclavo-tareasTube salud

A los 3 años: regar una planta, separar los calcetines por colores, ponerse el abrigo, ayudar a recoger la mesa, darle comida a una mascota, limpiar cuando algo se cae al suelo
A los 4 años: ayudar a poner la mesa, a sacar el lavavajillas (tenedores, vasos), doblar toallas, ayudar a hacer su cama, vestirse solo, barrer o fregar el suelo de un área pequeña.

Ya sabéis, valerianas o tilas, y a sacar partido de los niños esclavos (je,je,je).

Por cierto buscando fotos para ilustrar el post he descubierto una aplicación para móvil o ipad para fomentar en los niños la colaboración en las tareas domesticas (os la dejo por si os interesa, coste 1,79€).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *